Saltar al contenido
Los mejores productos para caballos

Monturas para caballos

monturas para caballos

Las monturas para caballos son como el santo grial para los jinetes. Un buen asiento es primordial para montar, porque a tu caballo le será mucho más sencillo entender las señales sutiles, y podrás influir en los músculos pequeños de su cuerpo para enviar las señales que quieras a tu caballo. Es difícil ser efectivo si tienes una silla de montar con la cual, tu o el caballo, no os sentís agusto.

Consejos antes de comprar una montura de caballo

Antiguamente se conformaban con montar a caballo sin sillas de montar. De hecho, en muchas partes del mundo, algunas personas todavía montan sin silla. Incluso puede ser una forma útil para que los jinetes mejoren efectivamente su equilibrio y ellos sientan el movimiento del caballo. Pero cualquiera que desee participar en competiciones o aprender algunas de las técnicas relacionadas con la montura de caballos necesitará usar una silla de montar.

Las monturas de caballos que dan a los principiantes en los centros de equitación son normalmente sillas de uso general que pueden acomodar algunos diferentes tipos de cuerpo. Cualquiera que tenga su propio caballo tendrá que comprar una silla de montar que no solo se adapte a su cuerpo y tamaño, también al tipo de equitación que hará y la forma del cuerpo de su caballo. Por esta razón, es muy importante tener un conocimiento de los diferentes tipos de sillas de montar a caballo y para qué se utiliza cada una. Una vez consigas mucho conocimiento de los sillines, podrás encontrar el perfecto  para ti y tu caballo.

Te recomiendo que antes de comprar una silla de montar, un profesor de la tienda ecuestre mida tu caballo y sepa las disciplinas en las que participará. Ya sea saltar, montar a caballo, adiestrar o cazar.

montura para caballos silla

Las monturas para caballos pueden variar en el precio de 100 € a 600 €, dependiendo de la calidad, pero los sillines personalizados individualmente o especializados pueden ser más caros. Intenta pagar un poco más de lo que tenias previsto por tu primera silla de montar. Así obtendrás la mejor que puedas .

Tipos de monturas para caballo

Existen muchos tipos de sillas para montar a nuestro caballo. Hay que saber elegir la adecuada para la comidad del caballo y la nuestra. Os explico cuales son las principales monturas que podeis encontrar en el mercado:

  • Silla de uso general: Estas sillas de montar son perfectas para los principiantes e intermedios que acaban de adquirir su primer caballo y disfrutan de varios tipos de equitación. Son muy resistentes. Los jinetes se mueven bien en estas monturas de caballo. Normalmente se usan en las escuelas de equitación por la gran variedad de tipos de cuerpos de los jinetes.
  • Montura de doma: Los sillines de doma están diseñados para jinetes experimentados que compiten regularmente en competiciones. Estas monturas mejoran la posición tradicional de doma del torso de piernas rectas y verticales. Tienen un asiento muy profundo que se parece bastante a una curva en forma de U cuando se ve desde el lado. Las sillas de doma tienen solapas rectas y están hechos de un material muy ligero y delgado.
  • Montura de niños: Estas sillas de montar son muy ligeras y se usan para niños pequeños que montan caballos pequeños como los ponis. Están fabricados de materiales sintéticos como el algodón con zonas de cuero o plástico. La forma de la silla es mucho más pequeña, lo que permite que el niño esté más equilibrado. Generalmente son mas baratas que las monturas de adulto.
  • Monturas de carreras: Las sillas de carreras son muy pequeñas y ligeras. Se usan basicamente para jinetes que galopan y saltan vallas con los caballos de pura sangre. Las monturas de caballos para carreras tienen una sola correa de cincha y los estribos son muy cortos. El asiento es más plano que muchos de los otros sillines porque no están diseñados para que un jinete se siente. Lo están para que se muevan mientras se agachan en los estribos.
  • Silla de montar lateral: La historia dice que cuando algunas las mujeres comenzaron a montar a caballo en países europeos en la Edad Media, no se consideró lo mejor para ellas montar a caballo, basicamente porque llevaban faldas. Por lo tanto, la silla lateral se fabricó y diseñó como una forma de sentar con las piernas cruzadas. Esto era muy femenino y les permitió mantener su ropa limpia y sin arrugas. Las sillas de montar lateral tienen dos pomos  que aguantan las piernas de un jinete.